Una oda a lo feo

Una oda a lo feo

Comparte tus artículos favoritos

A lo mejor nos hemos vuelto locos pero, últimamente, la sociedad está viéndose atraída por lo que, llanamente, se le llama “feo”. Y es que, desde que saltó la alerta con el bolso de Balenciaga, no hemos parado. Es más, alerta confirmada: el mal gusto está de moda.

Así que, hemos pasado de querer un Balenciaga sofisticado a querer un Balenciaga inspirado en bolsas del todo a cien y pagar 2000€ por éste. Para que os hagáis una idea, aquí os dejamos dos fotos comparativas del bolso Balenciaga de “IKEA” y de unos bolsos Balenciaga de otra colección:

Y esto no es todo el diseñador Demna Gvasalia (quien es director creativo de Balenciaga) diseñó una camiseta con el logo de la mensajería DHL. Y es que, no sólo se han vendido esos diseños, sino que, se han hecho famosos y ahora todo el mundo los quiere emular. Todos los jóvenes quieren ser kitsch, ir vintage y apostar por lo feo. Así de simple.

Pero, quizás, todo esto no sea más que una estrategia de auto-conversión de la propia sociedad. ¿Quién nos dictamina qué y qué no es feo? ¿Por qué no podemos elegir? Nos encanta lo feo pero solemos negar que nos guste por si alguien nos juzga. Quizás muchos de vosotros no sepáis a qué se refiere el término “kitsch” que hemos usado más arriba. Para explicaros, de manera rápida, la palabra kitsch se refiere a “lo pasado de moda”, algo hortera y de mal gusto.

Según Vogue, el sociólogo Guillaume Erner, nos dice: “la moda satisface al niño juguetón que llevamos dentro. Es uno de los pocos ámbitos en los que la frivolidad interviene en el proceso de construcción de nuestra identidad”. Por tanto, si le damos la vuelta a todo, podríamos decir que estamos siendo listos en rebelarnos sobre lo que está considerado estético y lo que no. Lo que es bonito y lo que no. Y así con todo. Quizás, en un tiempo, nos demos cuenta de que, las barreras entre lo que hasta ahora se considera feo y lo que no, están bastante difusas. Qué aburrido sería si nadie se cuestionara nada y si las cosas fuesen siempre iguales a lo largo de los años.

Como ya hemos hablado antes, en la moda, esto es algo muy en tendencia, pero no sólo en este sector. Podemos encontrar referencias kitsch y vintage en muchos sectores como el diseño gráfico, el interiorismo, la arquitectura, etc. Para que os hagáis una idea aquí os dejamos unos ejemplos:

Interiorismo kitsch

Cartel publicitario kitsch

Publicidad estilo kitsch

Por eso, desde aquí, os recomendamos que abráis fronteras y no os limitéis a nada. La creatividad no es algo matemático, técnico u objetivo. Cuantos más muros echemos a bajo y cuanto antes empecemos, mejor. Este post nos gustaría que despertara en vosotros una capacidad crítica hacia la sociedad. Ganas de cambiar, cuestionar y  actuar sobre los temas que más os preocupen u os interesen.  Si lo “feo” ahora es el nuevo “bonito”, ¿qué puede ser lo siguiente?”

 

¡Esto es todo por hoy! Feliz Miércoles y… ¡a ser kitsch!

SÍGUENOS EN LAS RRSS 🙂

Comparte tus artículos favoritos
superadmin


Factoria Creativa - Agencia de diseño gráfico y marketing online located at Casp 90 , Barcelona, España . Reviewed by 86 customers rated: 4.5 / 5